Convivencia entre gatos: las presentaciones.

¿Has decidido darle un compañero de juegos a tu gato pero te asusta la reacción? ¿Quieres saber cómo presentar a dos gatos? Te damos unas pequeñas pautas a seguir y, así, hacer que los primeros días sean más fáciles para todos.

Los gatos son animales muy territoriales y por eso introducir una nueva mascota en su territorio puede resultar amenazante para ellos, es necesario que los presentemos adecuadamente para evitar que tu primer felino defienda su casa a toda costa contra el nuevo minino.

No te vamos a engañar, los primeros días pueden resultar un poco estresantes y agotadores, pero no tires la toalla, aunque tu primer gato quiera hacer desaparecer al nuevo gato que se ha colado en su vida, esto es algo que pasará gradualmente, pero es necesario que seas paciente y sigas estas reglas básicas para introducir un nuevo gato en la manada.

  1. Veterinario. En PRODA Vinaròs nos aseguramos de que todos los gatos que damos en adopción estén vacunados, desparasitados y, si la edad lo permite, castrados. No está de más que lleves al gato al veterinario para una revisión rápida y para que también te dé unos consejos a la hora de presentar a tus dos gatos. Obtén su cartilla sanitaria y actualiza sus visitas y vacunas.
  2. Primera presentación. Es importante que no pongas a los dos gatos juntos en la misma habitación nada más llegar a casa, esto podría ocasionar una mala reacción por parte de ambos gatos y es algo que no queremos que suceda. Lleva al nuevo minino en su transportín, y con éste cerrado, deja que el gato residente se acerque y lo huela.
  3. Ten una habitación preparada solo para el nuevo gato. Una vez el gato ya residente lo haya olido, llévalo a su habitación temporal, deja que se huelan a través de la puerta para que se vayan conociendo.
  4. Saca de vez en cuando al nuevo gato en el transportín y deja que el gato residente lo vaya oliendo. Tras unos días, puedes hacer las presentaciones oficiales, sin transportín, y cara gatuna a cara gatuna. Permanece relajado, intenta no gritar ni realizar movimientos bruscos, ten a los dos gatos controlados en todo momento para evitar que se enzarcen en una disputa. Si ves cualquier atisbo de pelea, interponte entre ambos imponiendo tu figura de jefe. En cualquier caso, nunca pegues a ninguno de los gatos, ellos entienden la violencia como ataque o agresión.
  5. Juega con ambos. Deja que se vayan acercando e interactuando el uno con el otro, ya sea persiguiendo una cuerda o jugando con un plumero o bolita.
  6. Repite estas acciones de juego y presentación las veces que sean necesarias. Llegará un momento en que se aceptarán y se harán inseparables, pero toda amistad eterna pasa por sus momentos duros, y para los gatos es al principio de todo.
  7. Castración. Como hemos comentado en infinidad de ocasiones, la castración es fundamental para que la vida de nuestros gatos sea feliz, evitaremos sorpresas y camadas no deseadas. Si tienes un gato macho y adoptas una gata hembra, es necesario que ambos estén castrados, sino la naturaleza se abrirá camino.
  8. Procura adoptar gatos de edades similares. Los gatos cachorro son muy enérgicos y con mucha vida, mientras que los gatos adultos y ancianos tienen una vida más reposada, así que es ideal tener gatos de edades similares para que disfruten de horas de juegos y mimos juntos.
  9. Mimitos. Si nuestro gato residente nota que estamos dando más atención al nuevo habitante es probable que esto le cause rechazo o incluso puede llegar a causarle depresión. No nos cuesta nada darle un extra de mimos a nuestro gato residente, para que se sienta querido como el que más, y, cuando empecemos a jugar con ambos, premiaremos a los dos gatos por igual. No dejes de hacer las cosas que hacías con tu gato antes de la llegada del nuevo gatito, ellos son animalitos de rutinas, y cualquier alteración puede causarles estrés.
  10. Tanto la comida como el arenero deberían ser individuales. Al menos las primeras semanas, así evitaremos peleas por la comida y por el espacio.

Pero lo más importante, es que tengas paciencia. Todo tiene su proceso y no debes forzar la situación. Llegará un momento en que tus gatos serán inseparables y los días de peleas y bufidos pasarán a la historia para siempre.

Ir arriba